Recomendaciones para blogueros académicos (II)

En este post queremos ampliar las recomendaciones que os ofrecíamos en la anterior entrada. Hemos elegido distintos elementos formales y buenas prácticas consolidadas en el blogging que conviene tener en cuenta.
Uno de los pilares fundamentales de todo blog son los comentarios de los lectores. Estos constituyen un medio para establecer diálogo y fomentar el debate, intercambiar opiniones, hacer contactos profesionales y enriquecer nuestro contenido. Por ello, es buena práctica responder siempre a los comentarios, tanto a los positivos como a los críticos. Si algún comentario fuera irrespetuoso, siempre existe la posibilidad de borrarlo. En este sentido, es preferible no habilitar la opción de que los mensajes sean sometidos a moderación del autor antes de ser publicados; es un gesto de confianza que nuestro lector agradecerá.

Image by Ed Yourdon
Image by Ed Yourdon

En lo que respecta al empleo de imágenes ajenas, tanto para ilustrar las entradas como para la cabecera, es preciso hacer constar el autor mediante una leyenda y/o enlace a la fuente original de donde hemos obtenido la imagen. De lo contrario, podríamos estar violando derechos de autor. En la red existen numerosos buscadores de imágenes con licencias Creative Commons  que nos pueden facilitar esta tarea. Estas licencias permiten usar y difundir las imágenes en distinto grado, según haya especificado su autor.
El tamaño de las imágenes también es importante: aunque parezca obvio, no debemos elegir una imagen en un tamaño más pequeño del que vayamos a usar, ya que al ampliarla, la imagen perderá calidad y no se verá bien. En cuanto a la cabecera, la imagen que seleccionemos ha de ser horizontal, y siempre es recomendable insertar en ella un enlace que nos dirija a la página de inicio del blog.
Otro elemento a tener cuenta para la buena marcha del blog es el estilo de redacción. El blog es un medio que propicia un tono más cercano y personal que el que podemos encontrar en las publicaciones académicas tradicionales. Esto no implica falta de rigor,  informalidad o renunciar al estilo personal de cada cual, lo que se busca es un registro relajado y divulgativo que promueva la cercanía con el lector.
Para terminar, un recordatorio: como en cualquier trabajo académico publicado en otro tipo de soporte, es imprescindible citar las fuentes de donde obtenemos la información. Para ello nos serán de ayuda las notas a pie de página y los enlaces a otros sitios web.
Qué disfrutéis con vuestro blog.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.